Andreas Krieger

(20 de julio de 1966, Berlín, Alemania)

Sexo biológico: Hembra
Identidad de género: Hombre transexual
Orientación sexual: Heterosexual

Motivo por qué se incluye en esta exposición:

Andreas Krieger (nacida Heidi Krieger) es una antigua lanzadora de peso alemana que compitió como mujer en el equipo de atletismo de Alemania Oriental. Como muchos destacados deportistas de esa época, Heidi Krieger fue sistemáticamente dopada con esteroides anabólicos. En la antigua Alemania Oriental, el éxito en el deporte era una forma de demostrar a Occidente su poder y que sus sistemas políticos no estaban equivocados.

En el año 2000 Krieger declaró como testigo en el proceso contra los jefes del programa de deportes, contra el presidente del comité Olímpico de Alemania Oriental y contra el director médico del equipo de Alemania Oriental. En ese juicio se da cuenta por primera vez de que había sido sometido inadvertidamente al dopaje durante muchos años y declara que las medicinas que le habían dado habían contribuido a su transexualidad. Todos los procesados fueron condenados como cómplices por provocar daños corporales intencionados a atletas, incluso menores de edad.

Krieger, contento de haberse convertido en hombre, explica ahora que cuando era Heidi se sentía fuera de lugar y deseaba ser un chico. Lo que le enfurece es la convicción de que fueron principalmente los esteroides los que tomaron la decisión por él, dejándolo incapaz de descubrir por sí solo su verdadera identidad sexual.

Biografía:

A la edad de 14 años, Heidi Krieger empieza a practicar deporte en una escuela especial para atletas jóvenes. Es allí donde comienza su carrera como atleta profesional en el sistema deportivo de Alemania del Este. Su físico y su constancia la hacen progresar rápidamente, y pronto se convierte en una promesa en la especialidad de lanzamiento de peso. Tantas esperanzas puestas en su carrera, hacen que su entrenador pronto empiece a proporcionarle, además de las vitaminas que toma regularmente, sus primeras sustancias dopantes.

En 1986, Heidi Krieger gana la medalla de oro en lanzamiento de peso femenino en el Campeonato de Europa de Atletismo en Stuttgart con un lanzamiento de 21,10 metros.

En 1989, después de la caída del muro de Berlín, Heidi sigue siendo una deportista de alto rendimiento, pero, dos años más tarde, a la edad de 26,  termina su carrera por los efectos secundarios que le han provocado las sustancias dopantes que le han estado proporcionando sus entrenadores.

El año 1995 marca un punto de inflexión en su vida porque un amigo y compañero de trabajo le explica que la confusión interna que ha estado sufriendo tiene un nombre: transexualidad.

Desde el año 2002, Krieger está casado con la antigua nadadora de Alemania Oriental Ute Krause, quien también fue víctima de dopaje por parte de sus entrenadores oficiales. Krieger sufre graves problemas de salud desde su retiro. Solo puede realizar esfuerzos suaves y es incapaz de dormir de lado debido a los años de esfuerzo excesivo levantando peso mientras usaba esteroides.

¿Sabías qué?

La “Medalla Heidi Krieger” (Heidi-Krieger-Medaille) es un premio otorgado anualmente a los alemanes que combaten el dopaje, y la medalla de oro que Andreas Krieger ganó en los Campeonatos de Europa de 1986 forma parte de ese trofeo diseñado a modo de molécula de esteroide.

En la web <http://www.andreas-krieger-story.org/> puedes ver un documental donde Andreas Krieger cuenta en primera persona su vida.

Share This