Este año celebramos el 39º aniversario de la primera manifestación por el día del Orgullo, que recorrió las calles de nuestra ciudad en plena efervescencia de la Transición. Casi cuarenta años después, la sociedad valenciana ha vivido muchas transformaciones, gran parte de ellas en clave positiva, con más y mejor democracia.

Ahora bien, a pesar de que el Estado español se situó entre el 2005 y el 2007 a la delantera del mundo en cuanto a los derechos y libertades de las personas lesbianas, gays, trans, intersex y bisexuales, la implantación de políticas neoliberales a partir del 2008 comportó unos graves recortes en derechos y libertades, recortes que sacudieron gran parte de los pilares políticos, económicos y sociales de prácticamente todo el mundo occidental, nosotras incluidas.

Ya llevamos una década de grave retroceso democrático, en cuanto a los derechos fundamentales de la ciudadanía y a las políticas de igualdad y cohesión sociales. En el ámbito estatal hemos asistido a una regresión de la situación de la diversidad sexual, de género y familiar, y de las mujeres, debido a un ex gobierno central que, durante 7 años, ha despreciado sistemáticamente las reivindicaciones pendientes de los colectivos LGTBI y feministas, y también de un poder judicial que se ha mostrado ciego, en muchas ocasiones, ante las violencias heteropatriarcales que nos afectan directamente.

Pero, afortunadamente, en el ámbito autonómico y local valenciano, el cambio de gobierno producido en 2015, nos ha comportado avances en asuntos tan importantes como la lucha contra la transfobia, por la visibilidad LGTBI, y en los ámbitos de la Enseñanza, la Cultura o la Sanidad.

A pesar de todo ello, el avance real requiere de un firme compromiso general de toda la sociedad y el apoyo real y efectivo de todas las administraciones. Queremos una democracia realmente inclusiva y respetuosa con la diversidad y con los derechos de todas las personas. Seamos LGTBI o no, porque las personas somos mucho más que nuestra sexualidad y género.

Por todo esto, seguiremos luchando por nuestros derechos, para conseguir la plena igualdad y eliminar la LGTBIfobia, dentro y fuera de nuestras fronteras. Nunca daremos un paso atrás ante la discriminación. No consentiremos ningún recorte legal y defenderemos nuestros derechos y libertades hasta disfrutar del pleno reconocimiento de las personas trans e intersex. Lucharemos hasta conseguir la plena igualdad para el colectivo LGTBI y la verdadera democracia hacia todas las mujeres, hombres y personas con identidades no binarias.

Y es por eso que exigimos:

  • La reanudación de políticas feministas y LGTBI por parte del nuevo Gobierno del estado español y la cooperación entre todas las instituciones, por una democracia real e inclusiva.
  • La aprobación urgente de la Ley contra la LGTBIfobia y por la igualdad efectiva y la no discriminación en el ámbito estatal, ley necesaria y fundamental para nuestro colectivo.
  • La implementación de la Ley Integral trans y la inmediata aprobación y puesta en marcha de la Ley de Igualdad LGTBI del País Valenciano.
  • La despatologización de las identidades trans e intersex por la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales.
  • Medidas reales y coordinadas ante el VIH, así como acciones efectivas que acaben con el estigma y la discriminación que todavía continúan sufriendo las personas que conviven con el VIH.
  • Un compromiso institucional efectivo, real y con dotación de recursos contra todas las agresiones machistas. Queremos políticas públicas decididamente feministas, que contemplen a todas las mujeres en toda nuestra diversidad. ¡No al machismo! ¡NO ES NO!
  • El fin de toda violencia LGTBIfóbica y la implementación urgente de proyectos específicos para acabar con la LGTBIfobia que imbuye tantos ámbitos de nuestras vidas.
  • Acciones diplomáticas efectivas contra aquellos estados que no garanticen la seguridad y los derechos y libertades de las personas LGTBI. Así como un cambio en la política exterior e interior española favorable a la acogida de personas que huyen de sus países perseguidas por su orientación sexual o identidad de género.
  • Medidas legales que garanticen la seguridad de las personas LGTBI, persiguiendo cualquier tipo de delito de odio, discurso LGTBIfóbico o actos que dañen la dignidad de las personas LGTBI.
  • En particular, el fin de todo discurso de odio disfrazado de libertad de expresión hacia la infancia LGTBI. Hay que apoyar a su identidad de género y sexualidad ante el acoso, para que se puedan desarrollar de forma integral.
  • Por eso, exigimos la retirada de todo tipo de subvención, mención, ayuda pública o tolerancia social hacia cualquier organización, asociación, empresa o individuo que fomente los discursos de odio y la LGTBfobia en cualquier ámbito.

Queremos que no nos insulten, no nos despidan, no nos invisibilicen, no nos patologicen, no nos desprecien en ningún lugar, ni en las casas, ni en las calles, ni en las escuelas, ni en los hospitales, ni en los restaurantes, ni en los juzgados, ni en la prensa, ni en las redes sociales, ni en ningún lugar.

Queremos políticas feministas. Queremos políticas LGTBI. Queremos igualdad. Queremos libertad. Queremos justicia.Queremos democracia.

Por eso, sigamos Conquistando la igualdad, TRANSformando la sociedad.