Olga y Jamm nos cuentan su experiencia como parte del colectivo LGTB+ en Colombia, donde nacieron.

Olga

Hola, soy Olga, soy cantante colombiana y vengo de una familia católica muy extensa, machista y homofóbica, con familiares cercanos que decidieron vivir una vida “supuestamente” heterosexual, por evitar el rechazo social.

En Colombia a causa del conflicto, los derechos más básicos de las mujeres y del colectivo LGTBI,se han vulnerado flagrantemente y la homosexualidad se ha considerado un pecado, o una enfermedad, “curable” por gran parte de la sociedad, hasta la actualidad.

En el mundo de la música al que me dedico, la homosexualidad ha sido tabú, especialmente para las mujeres. Al visibilizarse como lesbiana se pierde valor como “trofeo” para los consumidores de música en vivo para una sociedad machista, por lo que ves cómo se cierran las puertas y oportunidades laborales una tras otra.

En más de una ocasión, sufrí insultos y amenazas, porque mi pareja me recogiera al terminar una presentación musical. Sólo las personas con cierto grado de poder o privilegio pueden usarlo para vivir su vida plenamente, para no tener que esconderse y ser aceptadas socialmente, como fue, la renombrada elección de la primera mujer lesbiana como alcaldesa de Bogotá. Esto debe tomarse como un gran logro! en la carrera de las mujeres LTB, para conseguir espacios públicos de poder y visibilidad en la sociedad latinoamericana.

En cambio en España no necesito esconderme, puedo ser yo misma, no llevar una doble vida, sentirme con los mismos derechos que cualquier otra mujer, no tengo que agradar a ciertos círculos sociales, acá soy yo, sin hipocresías ni falsa moral, y aunque no es fácil y nos queda mucho por conseguir, se vislumbra un futuro mejor para todas. Y –prefiero imaginar a recordar- como dice la protagonista de Ana con A, solo quiero, poder ser feliz en una sociedad de igualdad, es muy difícil volver a empezar!!, pero no me detengo, en la búsqueda de mi felicidad.

km per la diversitat ruta america

Jamm

Mi nombre es Jamm, soy de Colombia y soy un hombre trans.

En Colombia la información sobre diversidad sexual es muy limitada y durante años uno no sabía ni cómo sentirse. Después de varias aproximaciones a las convenciones sociales, llegar a España, recibir asesoramiento y poder reafirmar mi identidad de género supuso casi un renacimiento. Haber podido contar con esta información en Colombia hace años, me habría ahorrado insultos, vejaciones y agresiones de todo tipo.

Si bien la acogida en España tampoco fue fácil, llegando a pasar por situación de calle por un periodo corto, actualmente, aunque queda mucho por hacer, siento que por fin mi identidad de género no es el mayor de mis problemas.

Share This