Hoy 10 de diciembre de 2018, conmemoramos el 70 aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) por la Asamblea General de la ONU, documento fruto del consenso que establece las bases de la dignidad, igualdad y libertad de todos los seres humanos y como tal hemos de ponerla en valor.

La DUDH sirve perfectamente como base para exigir el respeto y la libertad hacia las personas LGTBI. Hablar de igualdad en base a la orientación sexual, identidad o expresión de género es hablar de derechos humanos. Además, la ONU propone en su campaña “Libres e Iguales” para el 70 cumpleaños de la DUDH, y nos centremos en el artículo 1, que indica que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Lo que para muchas personas quizá sea algo básico, para las personas LGTBI es fundamental.

Según ACNUR este año se volverá a romper el récord de personas desplazadas en el mundo, que en el año 2017 fue de 68.5 millones de personas. España es un país referente mundial en igualdad y libertad para personas LGTBI, aunque en los últimos años está teniendo serias dificultades en dar respuesta oportuna a todo el colectivo de personas que solicitan la protección internacional. En este año 2018 se han recibido 47.839 solicitudes de personas, entre  mujeres, hombres y menores, que se lanzaron al mediterráneo huyendo de sus países por culpa de sus gobiernos, de grupos armados, del hambre o por persecución sencillamente por pensar o sentir de forma distinta.

Debemos ser conscientes de ello y profundizar en la mejora de la situación de las personas solicitantes de protección internacional, que pueden perder hasta 3 años en obtener una respuesta quedando en un limbo jurídico sin protección, indefensas ante las mafias de tráfico de personas, el empleo precario, sin acceso a la educación, sin garantías de sanidad y con el fantasma de la deportación. Pareciera que nos estamos olvidando que el artículo 14 de la DUDH indica, y es contundente en este aspecto, que ”toda persona tiene derecho a buscar asilo en caso de persecución” y es nuestro deber cumplirlo.

Por este motivo, desde el grupo de DDHH de Lambda hemos organizado un acto artístico conmemorativo el próximo sábado 15 de diciembre, a las 12h, en el Puente del Mar del Jardín del Turia de València (históricamente punto de conexión de la ciudad con el mar) para simbolizar la esperanza de llenar el Mediterráneo de flores de colores y no de cadáveres en busca de una vida mejor.

¡Te esperamos!