El próximo 11 de julio, 3 activistas feministas y LGTBQI+ han sido citadas a declarar al Juzgado de instrucción número 18 de la ciudad de la justicia de Valencia por los hechos ocurridos el pasado 5 de marzo.

El pasado 5 de marzo, en los días previos a la huelga general feminista del 8 de marzo, un bus de la organización de extrema derecha y ultra católica Hazte Oír con eslóganes negacionistas de la violencia machista e imágenes ofensivas para las feministas con una imagen de Hitler con los labios pintado y el símbolo feminista al frente con el eslogan #stopfeminazis, llegó a la ciudad de Valencia.

La llegada del bus produjo protestas por parte del movimiento feminista y LGTBQI+, así como la actuación del Ayuntamiento de Valencia que lo inmovilizó para incumplir determinadas ordenanzas municipales y normativa de tráfico.

Hazte Oír interpuso denuncia contra el Ayuntamiento de Valencia, el alcalde Joan Ribó, así como contra algunas de las activistas que habían mostrado rechazo, con la intención de acallar e impedir la contestación feminista. A raíz de la denuncia el pasado 15 de abril se produjo la detención de las 3 personas, que han sido citadas a declarar.

Desde la Assemblea Feminista de València, LAMBDA, col·lectiu LGTB+ per la diversitat sexual, de gènere i familiar, Alerta Solidària i València Sense Mordassa manifestamos el apoyo más sincero e incondicional cabe estas tres compañeras. A la vez, queremos denunciar la impunidad de estas organizaciones de extrema derecha que, como Hazte Oír promueven el odio a la diferencia, atentan contra las libertades y los derechos más básicos de las personas, negando la violencia de género, entre otros, que cada año mata decenas de mujeres y de la que son víctimas cotidianas muchísimas más. El odio a las diferentes identidades y opciones sexuales, los insultos al movimiento feminista y el negacionismo de la violencia de género, que no es más que el blanqueo y la justificación de la violencia ejercida contra las mujeres, no pueden esconderse y buscar el amparo en la libertad de expresión, precisamente por qué son esas posiciones las que ponen en peligro las libertades de todas.

Es indignante que la justicia española, siente en el banquillo de las acusadas a las que protestan contra el odio, mientras el discurso del odio que difunde esta entidad queda en la más absoluta impunidad. Una muestra más de fines donde llegan las raíces del patriarcado. Nosotras continuaremos respondiendo, ¡SI TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS!

¡Frente su odio, nuestra solidaridad!

¡Las calles serán siempre nuestras!

 

Share This