Hoy 20 de noviembre es el día Internacional de la Memoria Trans, en el cual rendimos homenaje a las personas trans cuyas vidas fueron arrebatadas por la transfobia.

Según Transgender Europe (TGEU), este año tenemos constancia de 331 asesinatos alrededor del mundo, sumando ya más de 3 300 desde que se comenzaron a registrar estos datos en enero de 2008. Lamentablemente la cifra real estimada es mucho mayor ya que a menudo estos asesinatos no son registrados adecuadamente debido al desconocimiento sobre la realidad de las identidades trans por parte de las autoridades y de quienes trabajan en los medios de comunicación.

Además de ser trans, la mayoría de las víctimas pertenecían a otros sectores vulnerables de la población, como ser personas migrantes en Francia, Portugal, Italia o España (65 % del total de víctimas en dichos países) o ser personas racializadas en Estados Unidos (el 85 %). El 61 % se dedicaban al trabajo sexual, al que muchas personas trans se ven abocadas ante la imposibilidad de encontrar un trabajo acorde a su talento y capacidades y en el que se encuentran aisladas y sin un entorno social en el que apoyarse.

La violencia directa hacia nuestro colectivo es el último eslabón de una cadena reforzada y sostenida por el estigma y la discriminación estructural de las sociedades patriarcales, machistas y misóginas como la nuestra. Exigimos una legislación estatal que proteja nuestros derechos y el desarrollo reglamentario de la ley trans valenciana, que se apliquen políticas inclusivas con especial atención en el ámbito sociolaboral, que se inculque el respeto a la diversidad y que dejemos de mirar hacia otro lado cuando se deshumaniza a las personas trans. Solo así, podremos acabar con la transfobia que hasta ahora nos ha arrebatado tantas vidas.

Hacemos también hincapié en la vulnerabilidad de las personas trans más jóvenes, que sin el apoyo ni la protección adecuadas pueden verse sometidas al acoso tanto dentro como fuera de las aulas e incluso en el propio seno familiar, causándoles un gran sufrimiento que en ocasiones ha tenido consecuencias fatales.

En Lambda mostramos todo nuestro apoyo a quienes han perdido a un ser querido a manos de la transfobia y exigimos la aprobación de una ley integral LGTBI estatal que ampare y dé cobertura a todas las personas del colectivo que residen en España, independientemente de su edad, nacionalidad, etnia, nivel social o cultural, religión, posicionamiento político, orientación sexual, identidad de género o cualquier otra condición por la que puedan ser discriminadas.

Si quieres conocer más acerca de esta realidad, puedes encontrar más información en transrespect.org

.

Share This