Información sobre el VIH

¿Qué es el VIH-Sida?

El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es un retrovirus que afecta y deteriora el sistema inmunitario, teniendo especial predilección por los linfocitos TCD4. Estas células del sistema inmunitario mueren cuando una partícula vírica llega a su núcleo y se reproduce. Con el paso del tiempo, y si no se toma el tratamiento, la persona desarrollará el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida). Cuando esto ocurre el sistema inmune está lo suficientemente debilitado como para no poder hacer frente a muchas infecciones. Esto puede ocurrir cuando han pasado más de diez años desde el momento de la infección sin tomar tratamiento.

Pruebas de detección

La única manera de saber si una persona está infectada por el VIH es mediante la realización de la prueba de detección. Existen diferentes tipos de test. Antes de realizarte la prueba de VIH, es importante conocer cuál es el periodo ventana de la prueba. Hacerte el test dentro del periodo ventana no aporta ninguna fiabilidad (resultado erróneo). La prueba con fluido oral (saliva) que realizamos en Lambda tiene un periodo ventana de tres meses, aunque existen otros test rápidos mediante sangre. La prueba de detección se realiza mediante el test E.L.I.S.A., método que detecta los anticuerpos producidos por el organismo como reacción a la presencia del virus. Un resultado negativo (no reactivo) nos indica que no hay presencia de anticuerpos y, en consecuencia, la persona no tiene VIH. Cuando el resultado es positivo en anticuerpos (reactivo) hay que realizar una prueba específica para descartar cualquier pequeña posibilidad de error. Se realiza una prueba llamada Western Blot que es la que confirma la presencia del virus en sangre.

Vías de transmisión

El VIH se transmite a través de la sangre, el semen, fluidos vaginales o leche materna y entra en el cuerpo a través de las membranas mucosas del ano, la vagina, el pene (uretra), la boca, cortes, ampollas abiertas o lesiones en la piel.

En la actualidad, la mayoría de las nuevas infecciones se producen mediante relaciones sexuales desprotegidas. El sexo anal y vaginal son las prácticas de mayor riesgo de transmisión. La persona receptiva (anal o vaginal) asume mayor riesgo.

El VIH también se transmite al compartir jeringas, instrumentos para esnifar o agujas infectadas con partículas virales.

El virus también se puede transmitir durante el embarazo, al momento de nacer o a durante la lactancia.

Cualquier persona que tenga prácticas de riesgo puede infectarse con VIH, como, por ejemplo, al practicar sexo sin protección. Por ello son importantes las siguientes recomendaciones para evitar la infección:

  • En las relaciones sexuales con penetración, desde el inicio hasta el final de la misma, mediante el uso del preservativo.
  • No compartir agujas, instrumentos para esnifar, jeringuillas, cepillos de dientes u otros objetos punzantes.
  • Tomar medidas preventivas en el caso de las mujeres en estado de gestación.
  • Evitar antes del sexo oral cepillado de dientes, enjuagues bucales y otras acciones que puedan producir pequeñas heridas en la boca.

Cómo NO se transmite el VIH

  • A través de insectos.
  • Compartiendo enseres domésticos como toallas, ropa, sábanas, platos, utensilios o comida.
  • Donación de sangre.
  • Piscinas, gimnasios, etc.
  • A través de animales domésticos.
  • Contacto con saliva, lágrimas, transpiración (sudor), heces u orina.

Profilaxis Post Exposición no Ocupacional (PPENO)

La profilaxis post exposición no ocupacional (PPENO) es una medida de prevención secundaria dirigida a evitar el desarrollo de la infección por el VIH tras una exposición al virus, por vía sexual o parenteral, fuera del ámbito sanitario.

La PPENO consiste en un tratamiento con fármacos antirretrovirales durante 28 días, que debe iniciarse lo antes posible, preferiblemente en las 6 primeras horas tras la exposición a la situación de riesgo y siempre antes de transcurridas 72 horas.

La PPENO no debe suplir a la prevención primaria del VIH (utilización de métodos preventivos como el preservativo) y sólo debe considerarse en situaciones excepcionales que se producen de forma esporádica. La PPENO está desaconsejada cuando se tienen prácticas de riesgo repetidas (no se puede administrar de manera continuada).

La PPENO está recomendada, principalmente, en los siguientes casos: 1) personas receptoras de una penetración anal desprotegida o con rotura de preservativo con una persona VIH positiva y 2) personas que intercambian agujas o jeringuillas con una persona VIH positiva.

Cada situación debe ser analizada de forma individualizada, y la decisión última tomada conjuntamente entre el profesional sanitario y la persona que ha mantenido la práctica de riesgo, una vez valorados los riesgos y los beneficios. En esta situación también se valorará el riesgo de transmisión de otras infecciones.

Aunque su eficacia es muy alta si se inicia antes de las 72 horas, el tratamiento de PPENO no garantiza que la infección por el VIH no se produzca. Además, puede tener riesgos y efectos secundarios para la salud.

En caso de haber vivido una situación de riesgo debes acudir a urgencias hospitalarias (no a Centros de Atención Primaria puesto que estos centros no disponen del tratamiento). Si tienes alguna duda puedes llamar al teléfono de Lambda (963342191) o escribirnos un mail a provavih@lambdavalencia.org

Profilaxis Pre-Exposición (PrEP)

La Profilaxis Preexposición (PrEP) es una intervención biomédica dirigida a prevenir la transmisión del VIH en personas no infectadas por el VIH (seronegativas) y que por sus prácticas se encuentran en alto riesgo de contraer la infección.

De manera general, PrEP consiste en el uso diario (una pastilla una vez al día) o a demanda (cuatro pastillas en tres días: dos entre las dos y las 24 horas antes de la relación sexual, una 24 horas después y una 48 horas después de la primera toma), de un medicamento antirretroviral antes de la exposición al virus. PrEP debe siempre ir acompañada de un paquete de medidas preventivas para mejorar la adherencia e incidir en la adopción de comportamientos de menor riesgo. Entre las medidas combinadas, PrEP no pude ser entendida como sustituto del preservativo que en la actualidad sigue siendo el método más eficaz de prevención. Además, la persona en PrEP debe realizarse la prueba del VIH y de otras ITS de manera periódica (PrEP solamente protege frente a la infección por VIH pero no de otras ITS como sífilis, clamidias, gonorrea, papiloma, hepatitis, etc.).

En la actualidad en España aún no está autorizado su uso por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad desde donde se está estudiando cuál es el modelo de implementación más eficaz. En el Pais Valencià se ha puesto en marcha un grupo de trabajo de expertos con este mismo fin, donde Lambda está participando de manera activa.

Si estás tomando PrEP “salvaje” (sin asesoramiento) o quieres informarte sobre este método preventivo puedes contactar con Lambda (963342191 o provavih@lambdavalencia.org) o con el Centro de Información y Prevención del Sida (963131616).

Indetectable = Intransmisible

Diferentes estudios científicos han demostrado que una persona que viva con VIH y cuya carga viral (cantidad de virus) sea indetectable no puede transmitir el virus. Uno de los estudios más recientes que llega a esta conclusión es el estudio PARTNER (publicado en la revista JAMA) que concluye que de las 1166 parejas serodiscordantes (una persona positiva y la otra negativa) heterosexuales y HSH que participaron en el estudio en las que la persona con VIH estaba en tratamiento antirretroviral y no utilizaban preservativo en sus relaciones sexuales anales o vaginales, no se encontró ningún caso de transmisión del VIH.

Para conseguir esta indetectabilidad, es decir, que la cantidad de virus sea tan pequeña que sea imposible su transmisión, la persona que vive con VIH tiene que tomar el tratamiento a diario (adherencia) y mantenerse estable a lo largo del tiempo, por lo que el seguimiento médico es esencial.

Con la información que se cuenta en los organismos sanitarios internacionales, podemos afirmar que una persona indetectable no transmite el VIH.

Puedes encontrar más información sobre el VIH en las webs de las siguientes instituciones:

Únete a nuestro boletín