El grupo de Derechos Humanos y Cooperación Internacional de Lambda celebrará el 16 de diciembre, a las 19.00 horas en la sede de la entidad, el fórum ‘¡Derechos hacia la Libertad!’. En el evento participarán personas refugiadas LGTBI que narrarán la situación de vulnerabilidad de sus derechos en sus países de origen.

Con este fórum, Lambda quiere recordar y reivindicar que aun existen países donde ser LGTBI puede ser un delito castigado incluso con la muerte.

En el mundo hay 72 países que criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo e incluso ser gay o lesbiana puede costar la vida en 8 de ellos. Según el último informe ‘Homofobia del Estado’, de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA), la protección y el reconocimiento a los homosexuales está presente en los países del norte de América y algunos del Sur, Australia y la mayor parte de Europa.

En cambio, la criminalización al colectivo LGTB se extiende por buena parte de Europa del Este, todo Asia, África -a excepción de Suráfrica, Seychelles y Cabo Verde-, y parte de Centroamérica y América del Sur.

En total, los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo en privado son legales -bien porque han sido despenalizados o porque nunca fueron criminalizados- en 124 estados (122 miembros de las Naciones Unidas, más Taiwán y Kosovo), y se consideran delito en 72.